Noticias

Arquitectura escultórica, creativa y natural.

La arquitectura de la gente del estudio holandés  Ooze intentó armonizar el ambiente natural con la tecnología y los lineamientos de autor contemporáneos. La fachada y el diseño dicen todo: formas escultóricas, grandes ventanales, mobiliarios exclusivos y mucha creatividad. Conocé la Villa Rotterdam, Holanda.

El impacto de la casa se copia sobre un lago existente a pocos metros de la construcción. El terminado además de compacto, sólido, se ve fresco y asimétrico, capturando la mirada de profesionales y pasantes que se interesan por semejante puesta en escena.

La Villa de la que hablamos fue renovada e intervenida por expertos que fijaron su mirada en la innovación y en los tientes más actuales, sin atrofiar tanto la esencia que la vivienda ya poseía. Incorporaron nuevos espacios y agrandaron otros, dando a conocer un hábitat de lujo acompañada de la naturaleza y de aspecto rústicos-modernos, contrastando lo nuevo con lo viejo.

El diseño interior, dejando atrás los altos detalles, refleja muebles y objetos de autor, piezas innovadoras, que se fueron acomodando desestructuradas en los diferentes rincones. El negro, el blanco, los tonos suaves y algún que otro color furtivo son los que protagonizan y contrastan el volumen. Desde los grandes y asimétricos ventanales traspasa la luz natural al interior. El verde que ingresa forma parte de la déco, y cuando es de noche las luces estratégicamente acomodadas enaltecen la arquitectura toda.

Fuente fotos: dezeen.com Texto: Marcos Brugiati.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *